CADENA DE VALOR MINERA – INTEGRACION Y DESARROLLO

La comprensión de este paso puede otorgar ventajas competitivas y creación de valor

La cadena de valor de la minería, que incluye todo, desde la extracción de la materia prima hasta la entrega de los productos a los clientes, es la columna vertebral de esta industria.

La cadena productiva minera va desde El cateo, prospección, prospección área, exploración, explotación, beneficio o concentración, fundición y refinación, industrialización, a la comercialización de minerales y metales.
Las empresas que la gestionan bien pueden establecer una fuente significativa de ventaja competitiva y creación de valor. Por el contrario, los que la descuidan es probable que se encuentren con cuellos de botella y limitaciones que limitarán el desempeño de los envíos y el rendimiento de los riesgos, indica un informe de McKinsey.

 

Es fundamental distinguir entre las cadenas de suministro, que gestionan la logística y el almacenamiento de entrada y salida, y las cadenas de valor, que están formadas por procesos integrados de extremo a extremo. Históricamente, la gestión integral de estos últimos no ha sido una prioridad para las empresas mineras. Esta mirada ha dado lugar a operaciones en silos (servicios logísticos y comerciales) y a configuraciones organizativas en las que las responsabilidades se distribuyen para optimizar las distintas etapas (minería, procesamiento, ferrocarril o transporte marítimo), en lugar de un conjunto global.

 

Las cadenas de valor de la minería también se enfrentan a la presión de los recientes cambios en los mercados de commodities (fuertes fluctuaciones de precios, disminución de los fondos comunes de valor, cambio de las estructuras del mercado con nuevos participantes y reglamentos más estrictos), así como a la constante incertidumbre de la pandemia de Covid-19. Al mismo tiempo, las preocupaciones ambientales siguen evolucionando y se siguen promulgando nuevas políticas normativas. Es así como las empresas se enfrentan a una presión sin precedentes para aumentar la resiliencia, la flexibilidad y la productividad a fin de seguir siendo competitivas.

 

De la extracción al cliente

 

Las cadenas de valor de la minería son sumamente complicadas y deben dar cuenta de todos los activos, incluidos los equipos (por ejemplo, camiones y palas), las plantas de procesamiento y las operaciones ferroviarias y portuarias. Para complicar aún más las cosas, la amplia gama de actividades conexas requiere una serie de pasos interdependientes antes de que los productos lleguen a los clientes, muchos de los cuales viven en otros países o en otros continentes.

 

Hasta la fecha, la cadena de valor entre el yacimiento y el mercado se ha manejado a menudo dentro de silos de organización, que tienen una coordinación limitada y un intercambio de datos en tiempo real. Sin embargo, la comprensión de la cadena de valor minera como un único proceso integrado puede permitir a las empresas adoptar una visión verdaderamente completa del rendimiento.

 

Las mejoras en el rendimiento de la explotación minera a la comercialización tienen por objeto desbloquear un potencial mayor que el de la optimización de las operaciones, la cadena de valor o los servicios comerciales de forma independiente. La investigación de McKinsey, que incluye empresas mineras de todos los países y tipos de productos, sugiere que la optimización de la salida de la mina al mercado puede generar un aumento del 10 al 15% del (EBITDA) al optimizar el rendimiento, los márgenes de los productos y los costos operativos.

 

La mejora del rendimiento de la cadena de valor depende de dos factores subyacentes: 1) la habilitación organizacional, y 2) la arquitectura de datos y tecnología.

 

La habilitación organizacional abarca el modelo operativo con unidades de negocios reestructuradas y un equipo multifuncional dedicado a disolver los silos y equipar a los empleados con las habilidades, especialmente en lo que respecta a las tecnologías avanzadas, que necesitan para sobresalir. Incluye un cambio de mentalidad: percibir la cadena de valor de la minería como un proceso integrado en lugar de una serie de pasos individuales. Por último, introduce procesos ágiles y eficientes, así como mejoras continuas en la tecnología y el análisis avanzado.

 

En tanto, la arquitectura de datos y tecnología se refiere a la infraestructura y los conductos para capturar, rastrear y limpiar los datos operacionales a lo largo de la cadena de valor; los sistemas de TI que facilitan la integración y la evolución continua del entorno tecnológico; y los modelos de análisis avanzados que apoyan la toma de decisiones. Algunas empresas mineras han emprendido sus viajes de digitalización, pero todavía hay margen de mejora. Según McKinsey, el reto consiste en orquestar las decisiones comerciales a lo largo de toda la cadena de valor para maximizar el impacto de los datos.

 

Empezar a trabajar

 

Las complejas cadenas de valor de la minería de hoy en día están casi inevitablemente sujetas a interrupciones. Sin embargo, en los últimos años parece que lo que está en juego ha aumentado a medida que se intensifica la incertidumbre geopolítica y se producen con mayor frecuencia desastres naturales de alto costo. Una perspectiva integrada de la explotación minera puede ayudar a crear una mayor capacidad de recuperación y a maximizar el rendimiento del transporte frente a las perturbaciones.

 

Sin embargo, la determinación de las debilidades que una empresa minera debe abordar en primer lugar depende de las necesidades específicas de su cadena de valor. No obstante, algunas esferas clave son fundamentales para las operaciones mineras y, por lo tanto, representan un enfoque inicial prometedor para un análisis de la relación entre la mina y el mercado.

 

Para empezar, la comprensión de las limitaciones de la cadena de valor es fundamental para la planificación de las operaciones. Por ejemplo, la estrategia de una empresa para la transición de la mina al mercado podría consistir en la simulación de la cadena de valor para identificar y comprender cómo se desplazan las limitaciones a lo largo del tiempo. En el caso de las mineras con activos comparables que forman parte de diferentes cadenas de valor, pueden permitir la transferencia de conocimientos sobre los activos cruzados mediante la comprensión de cómo y por qué se han producido posibles estrangulamientos en determinados escenarios.

 

Factor Covid-19

 

Por último, la reciente pandemia de COVID-19 ha demostrado cómo los acontecimientos perturbadores -tanto las crisis sanitarias mundiales como los desastres naturales- pueden poner en grave peligro las cadenas de suministro. Teniendo esto en cuenta, una visión de la relación entre la mina y el mercado permite a las empresas comprender la exposición al riesgo de las cadenas de suministro mineras individuales en diferentes geografías y tomar las precauciones necesarias.

 

A medida que las tecnologías digitales ayuden a eliminar las barreras de entrada e inclinar la balanza de la ventaja competitiva, los ejecutivos de las empresas mineras tendrán que asegurarse de que sus organizaciones se basan en un modelo comercial sostenible, previendo y configurando proactivamente la función de ese modelo en un ecosistema integrado de extremo a extremo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.