«El cambio climático dejó de ser un asunto solo medioambiental, es también un problema financiero»,  segun lo expuesto hace unas semanas en el lanzamiento de la coalición de ministros de Finanzas para la Acción Climática.

[VEA TAMBIÉN: Walter Baethgen, experto en cambio climático de la U. de Columbia: “El gran hito es que la energía renovable se volvió un buen negocio”]

El impacto económico del cambio climático a nivel global ha sido estudiado por la comunidad internacional. Según un estudio de la OCDE realizado en 2015, las pérdidas económicas por desastres climatológicos, meteorológicos e hídrológicos han aumentado desde US$20.000 millones en 1980 hasta los US$250.000 millones en la actualidad.

Un documento elaborado por la Cepal a comienzos de esta década proyecta que el alza de las temperaturas promedio y la reducción de las precipitaciones en nuestro país harán disminuir la disponibilidad de agua para la agricultura.