Babasónicos, del Cemento al Teatro Colón

La banda presentará el 14 de noviembre su último disco, Impuesto de fe, y se suma así a la selecta lista de rockeros que tocaron en el primer coliseo: Luis Alberto Spinetta, Charly García, Litto Nebbia, Fito Páez y Gustavo Cerati

Anteayer, en el Salón Dorado, Babasónicos tomó contacto con el espacio. 
Adrián Dárgelos asegura que es la primera vez que entra al Teatro Colón. «El día que vino mi escuela yo falté», se excusa. Dice que nunca tuvo curiosidad por la música clásica, que probablemente no tenga la capacidad ni el adiestramiento cultural como para interpretarla, que le falta material para saber si una obra es buena o mala y que quizá por eso sea que nunca pudo aprehenderla. ¿Honestidad brutal o pose babasónica? Ya veremos, pero por lo pronto lo cierto es que esta primera vez de Dárgelos en el Colón definitivamente no será la última: el 14 de noviembre, Babasónicos se sumará a la selecta lista de rockeros argentinos que se presentaron en el primer coliseo porteño.

«No estaba en nuestros planes tocar acá, pero como estamos en medio de una gira de teatros nos pareció que era un buen momento para aceptar la propuesta», sostiene el cantante dejando en claro que actuar en el Colón no le mueve ni siquiera esa ceja derecha que levanta al hablar. «Entre Cemento y el Colón hay apenas veinte cuadras de diferencia, no más», dice y sonríe por la ocurrencia.

Los músicos de esta banda que ha hecho de la pose una obra y de su obra una pose, hoy aquí, en el Teatro Colón, suenan de lo más sinceros cuando niegan que presentarse en el teatro más importante del país sea cumplir un sueño o algo así. «El show nuestro en un teatro es incongruente. Siempre lo fue y mucho más en los años noventa, cuando no había tantos lugares para mil personas donde tocar y nosotros éramos una banda de más intensidad», se suma Mariano Roger.

«Para la presentación del disco anterior, Romantisísmico, surgió la idea de hacer música para teatro. No hacer el mismo show de rock en un teatro, porque era arengar con una música demasiado fuerte en un lugar que no daba, sino armar un espectáculo especialmente ideado para ese espacio. Recién ahora, con Impuesto de fe, concretamos un poco ese plan».

Impuesto de fe es la última y, una vez más, ambiciosa producción de Babasónicos, editada en formato CD + DVD. «La idea original era hacer un show de televisión, para un público que no te conoce e inclusive para una señal que nunca pasó tu música, como puede ser HBO. Hacer como esas películas del tipo Magical Mystery Touro el Aloha From Hawaii de Elvis Presley. Una vez me acuerdo que vi un especial para televisión de Sandro también. Esa era la idea y lo que hacía era corrernos del centro de hacer un disco de temas originales que es lo que nosotros tenemos más claro. Era ponernos en una situación de incomodidad, de cómo generar otro concepto y al mismo tiempo orquestar nuestras canciones de una forma atractiva y con swing».

-¿Cuál fue el concepto que encontraron para trabajar?

-Que todas las canciones atraviesen un momento de máxima desprotección, de fragilidad, de desnudez, con lo mínimo que soporte la armonía y que, de todas formas, expuestas en el medio de la multitud, en un show en vivo, puedan producir magia ahí mismo, en el centro del escenario y donde la puesta en escena pasa a ser el público.

Esta intrincada representación teórica es la que Babasónicos llevará al escenario grande del Teatro Colón, con algún que otro agregado al repertorio registrado enImpuesto de fe, pero con el mismo espíritu de búsqueda. «Intentamos evitar todo lo más barroco nuestro, pero siempre algo queda, porque además la idea siempre es el preciosismo», señala Dárgelos y abre un discurso lateral acerca de los inicios del grupo en la escena local, en la era previa al «metarrock», cuando los artistas necesitaban hacer algo nuevo para ser visibilizados y en tiempos en los que padres e hijos no compartían los mismos gustos musicales. «El rock ahora no genera la misma aversión entre padres e hijos. Deja de ser virulento y provocador para las generaciones mayores como sí lo era para mi padre cuando me gustaba a mí. A los que escuchaban tango no les gustó Freddie Mercury cuando apareció Queen».

De allí al desafío como banda en la actualidad, un pasito no más. «Después de 25 años, el desafío para nosotros es no repetirnos. Tenemos un camino hecho que es muy personal, muy nuestro, que incluye un compromiso con hacer música nueva que nos provoque querer seguir tocando», dice Roger.

«Asumir retos, que los retos provoquen un vértigo, investigar», completa Dárgelos. «Si seguís usando el dinero de las multinacionales para emprender una idea personal, que explore los límites de la música, ya está, ahí los cagaste, tenés eso. Mirá otra cosa que estaba pensando recién mientras charlábamos: somos una banda que sale del rock nacional y que se proyecta durante dos décadas y media en toda Latinoamérica y Europa. Una banda que toca en todos lados y tiene una obra extensa, emergente de una cultura vernácula que es imposible decir que no es original, y aún así seguimos haciendo música interesante y nueva y vaya uno a saber qué nos pasará en el futuro».

-Y en esa dirección, siempre mirando hacia adelante, ¿no les asusta sumarse a la lista de rockeros que se presentaron en el Colón, que incluye nombres como Luis Alberto Spinetta, Charly García, Litto Nebbia, Fito Páez y Gustavo Cerati? ¿No es una forma de ingresar al panteón de los próceres, con todo lo bueno y lo malo que eso implica para una banda como Babasónicos?

Dárgelos: -Bueno, somos los más jóvenes de todos.

Roger: Es una linda lista.

Dárgelos: -Ahí están los creadores de todo este embrión de música que conocemos y después, bueno, está Gustavo, el más grande, el compositor e intérprete probablemente más importante del rock y el pop de acá. Porque también hay que mirarlo desde la óptica de un país, de una identidad cultural que atraviesa un tiempo y una historia en una escena, en un contexto histórico, que genera su propia música, ¿no? Gustavo es casi el compositor más grande que dio una época y es argentino. Todavía es el que más plata trae al país a través de los derechos de autor y es una mirada muy de recursos. Inglaterra gana más plata de derechos de autor que por la fundición de acero. Entonces, ¿qué es más importante para el pueblo? Los impuestos que dejan los derechos de autor.

Roger: De hecho la reina condecora a los músicos ingleses, porque son recaudadores de dinero para la corona.

Dárgelos:-Claro, porque además el músico trae dinero limpio, no usó la explotación de gente, sino que trae recursos a través de la cultura. Es genial que un país exporte cultura. En el caso de Gustavo mirá todo lo que dio y no salió del conservatorio, sino que salió de la música popular.

Entradas, desde el lunes

Pasado mañana se pondrán a la venta las entradas para este concierto del ciclo LN Cultura, que se realizará el lunes 14 de noviembre, a las 20. Se pueden adquirir en tuentrada.com o directamente en la boletería del Teatro. Un mes después, el 12 de diciembre, será el turno de Gustavo Santaolalla que dará un concierto especialísimo en el que promete recorrer toda su carrera, desde Arco Iris hasta hoy.

El rock argentino en el Colón

Luis Alberto Spinetta

Charly García

Litto Nebbia

Fito Páez

Gustavo Cerati

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.