Aumento mundial del Covid-19 mientras el oro consolida su estatus de valor refugio

Aumento mundial del Covid-19 mientras el oro consolida su estatus de valor refugioDespués de luchar por encontrar la buena dirección hasta la semana pasada, el oro, el favorito eterno de los ahorradores e inversores, ha superado los 1.800 dólares la onza para alcanzar un máximo de varios años ya que ha conseguido auparse al nivel más alto desde agosto de 2011. El metal es impulsado por la continua aversión al riesgo con la fuerte demanda de los «cazadores» de refugios seguros en el contexto de las crecientes infecciones por Covid-19 y no solo en los Estados Unidos, donde alcanzó la cifra de los 3 millones de contagios  a principios de esta semana, sino también en países tan alejados como Australia, Brasil e India.

El cierre de la ciudad australiana de Melbourne después de un aumento en los casos de Covid-19 ha agregado otra capa de incertidumbre sobre la capacidad de los gobiernos y los sistemas de salud para contener una pandemia como la del coronavirus.

Un aumento en el interés en el metal amarillo también se evidencia por el aumento de la entrada de ETF. Más de 30 toneladas de oro fluyeron a ETF en la primera semana de este mes. Según el Consejo Mundial del Oro, tales entradas ascendieron a 104 toneladas en junio y, en el primer semestre de este año, sumaron 734 toneladas.

Claramente, el oro ahora es un deleite para los inversores, afirmando su estado de refugio seguro durante este tiempo de salud global e incertidumbre económica.

El hecho es que el oro está en un feroz tira y afloja con el mercado de valores. Las esperanzas de una recuperación en forma de V están aumentando, como sugieren datos recientes. Si el flujo de datos económicos continúa siendo positivo durante un período de tiempo, los mercados bursátiles están obligados a moverse al alza, gradualmente hacia un entorno de «riesgo».

Por otro lado, a pesar de las mejoras en los datos económicos, si la situación de la pandemia empeora, aumentará la incertidumbre e impulsará las inversiones hacia activos seguros como el oro.

Es importante destacar que el metal amarillo se está beneficiando actualmente de políticas monetarias ultra flojas aplicadas por varios banqueros centrales y con la expectativa de que dicha postura continuará por un período más largo. Un déficit fiscal más amplio y el aumento de los niveles de deuda están a la vista de todos.

No es de extrañar, los inversores financieros especulativos están apostando a un nuevo aumento en los precios del oro y han expandido sus posiciones largas netas en las bolsas en las últimas semanas. No debería sorprendernos si los precios del oro lograron mayores ganancias hacia 1.850 dólares la onza en los próximos días.

Por el contrario, la importación y el consumo de oro en dos de los mercados más grandes del mundo, China e India, están más lentos.

El bloqueo continuo en la India, el ritmo limitado de la actividad económica y la población rural dedicada solo a actividades relacionadas con la agricultura significan una demanda física más ralentizada. El fuerte aumento de los precios internos del oro provocado por las tasas internacionales récord mantienen a raya a los compradores. La destrucción de la demanda a precios más altos es muy real.

Por otro lado, las ventas de chatarra en la India están aumentando, aumentando así los suministros para joyería. Las importaciones en junio fueron muy bajas, tan solo 11 toneladas (más del 80 por ciento menos respecto al pasado año), mostrando solo una mejora marginal sobre las llegadas insignificantes en abril y mayo.