El Gobierno vive momentos de angustia y tensión luego de que durante la noche del viernes,un helicóptero que llevaba hombres cercanos al Presidente Macri aterrizó de emergencia en un lugar montañoso en Catamarca. A pesar de las condiciones climáticas adversas y las bajas temperaturas, la comitiva oficial se encuentra sana y salva y espera ser rescatada, según indicó Patricia Bullrich.

«Sí, en este momento nos acaban de comunicar que ya lo avistaron, que lo tienen a la vista. Imaginamos que en unos minutos podrán llegar al helicóptero. Hay tres patrullas, los bomberos de la policía, los rescatistas de protección civil, y el destacamento de Alta Montaña de la Gendarmería Nacional de Andagala», detalló la Ministra de Seguridad en declaraciones a Radio Mitre.

 

 

La funcionaria explicó que “en primera instancia va a haber una llegada a pie, ahí se va a planificar el rescate, que si se puede se hará con el mismo helicóptero». Además, indicó que mantienen comunicación con la tripulación con un teléfono satelital. “Han logrado comunicarse durante toda la noche, están todos bien, están calefaccionados, tienen comida y tienen agua», resaltó.

 

En este sentido, precisó que las condiciones de los tripulantes está controlada. “El helicóptero está preparado. Esto permitió que pudieran pasar toda la noche con altas temperaturas. Cada tres horas establecían una comunicación para contar las condiciones de los 13 que están en el helicóptero».

 

 

«La primera comunicación fue a las 19.30, ahí comenzaron a evaluar las patrullas de qué manera había que ir. Se evaluó que no podían ir en helicóptero y empezaron a ir caminando», dijo.

 

Entre las personas que se encuentran varadas están el vocero de Macri, Iván Pavlovsky; el jefe de la custodia del Presidente, Alejandro Cecatti; y el secretario privado del jefe del Poder Ejecutivo, Mariano Lomolino, entre otros pasajeros.

Espero Sirva de experiencia para que puedan entender, y vivir en persona, lo duro que es vivir y trabajar en alta montaña, el sacrificio de los que trabajan ahí, y el respeto a una actividad sacrificada y elegida.

Tal vez esto sirva de lección a quienes tanto hablan y critican desde sus despachos en Buenos Aires.

Es el mismo entorno donde se desarrolla la minería, entorno natural inaccesible si no fuera por la aventura de geólogos e ingenieros que apuestan y creen en los recursos, y las compañías mineras que invierten para que puedan volverse accesibles lugares inhóspitos.

Valoremos y respetemos más nuestra Cordillera Y HABLEMOS MENOS.