ASAMBLEISTAS EN JACHAL

ASAMBLEISTAS

Por Andrea Polizzotto

Un grupo de 20 personas, que aún no se sabe a ciencia cierta cuál es su representatividad en esa comunidad – estuve ahí hace una semana y no eran más de tres en la carpa – como tampoco quien los financia, ya que venir desde Buenos Aires, tiene sus costos, tratando de impedir que se realice una actividad productiva, sin muchas explicaciones ni pruebas, al menos me deja el interrogante quien estará atrás de todo esto, más que el ambiente, se evidencian segundos fines no expresados y con un tinte de redito personal.
Espero equivocarme. Pero para reclamar invocando derechos constitucionales, al menos hay que tener muy claro que se defiende, para que y quienes serán los beneficiados y perjudicados.
Si van a trabajar en defensa de algo sería bueno que expresen claramente su misión, visión y objetivos, quizás así entendamos que se trata de una causa justa, y entonces podamos ayudar.
Comparto el derecho de todo ser humano y toda comunidad, para su supervivencia, al agua potable y al saneamiento, a disponer de energía y de una alimentación básica adecuada, y a no sufrir situaciones de necesidad. Toda persona tiene derecho a una vida digna, a un suministro eléctrico continuo y suficiente y al acceso gratuito a agua potable para satisfacer sus necesidades vitales básicas.
Pero cuando hablamos de agua, hablamos también de procesos, de energía y la industria en todas sus formas está presente, de ahí que no podemos garantizar un derecho, sin dejar de priorizar otros que ayudan a su garantía, como es el derecho al desarrollo.
Y la minería como actividad productiva, usa en sus procesos, también el agua, pero sin minería no podríamos obtener un sinfín de elementos que también son vitales para el hombre.
Es por ello que cuando hablamos de medio ambiente, de agua y de la minería no debemos olvidar que todos son importantes en menor o mayor medida para lograr el bienestar y desarrollo del hombre en comunidad.
Y con esto aclaro que no estoy ni a favor ni en contra de nadie, creo que, debería ser el estado, quien intervenga positiva y activamente en un trabajo conjunto y acordado con cada una de las comunidades en que ambos derechos constitucionales, de un ambiente sano y equilibrado y derecho al desarrollo, se encuentren en pugna, a los fines de poner luz y llevar la paz social a cada rincón de la nación.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.