Aplicación de la biolixiviación posibilita recuperar mayor cantidad de metal en menos tiempo.

Dicho procedimiento permite la eficiencia en los procesos que muchas empresas mineras deberían emplear en sus operaciones.

El cultivo y mantenimiento de microorganismo para la biolixiviación se realiza en las plantas de procesamiento. (FOTO: Internet)

 

Uno de los principales problemas durante los procesos de lixiviación de cobre es el tiempo que se requiere para llevar a cabo esta técnica y la cantidad de metal rojo recuperado. La lixiviación orgánica o biolixiviación se presenta como una alternativa para la mejora de este procedimiento, que acorta los tiempos e incrementa la cantidad recuperada, inclusive en elementos con mayor grado de resistencia a la disolución.

 

La velocidad con la que se producen las reacciones de sulfuros de cobre durante el proceso de lixiviación es sumamente lenta, lo cual provoca que esta técnica no se constituya como económicamente factible. Es por ello que resulta importante el empleo de bacterias, las cuales actúan como elementos catalizadores de la velocidad de las reacciones para obtener el mayor número posible de estas en ciclos más cortos.

 

Hay que señalar, por otra parte, que las diferentes especies mineralógicas de cobre se comportan de forma diferente respecto a la lixiviación, teniendo en cuenta que la presencia del metal rojo en el entorno natural se da en dos grupos de minerales: los oxidados y los sulfurados. Los primeros resultan fácilmente solubles, por lo que su beneficio se realiza a través de la lixiviación ácida.

 

Se puede afirmar que los sulfurados resultan insolubles, incluso en ácidos concentrados, por lo que para extraer cobre de ellos, previamente se deben oxidar los sulfuros. Para ello, la tecnología convencional utiliza la molienda fina, la concentración selectiva por flotación y la obtención por pirometalurgia.

 

Desde el punto de vista industrial, los principales métodos de lixiviación de minerales son los siguientes: lixiviación en pilas, lixiviación en botaderos y la lixiviación por agitación. En cuanto a las bacterias, las que resultan usadas de forma más habitual en los procesos industriales son las Thiobacillus Ferroxidans y Thiobacillus Thiooxidans.

 

La reproducción de estos microorganismos es por partición. Para su desarrollo es necesario que cuenten con condiciones óptimas de temperatura, acidez y oxigenación. A su vez, necesitan la ausencia de otros factores que en lugar de estimular su desarrollo, simplemente las eliminan o dificultan. Entonces, se puede decir que son elementos de una fuerte sensibilidad en relación a las condiciones externas que las rodean.

 

Estos microorganismos siempre están presentes en las aguas industriales mineras, por lo tanto, dentro de una planta se realiza su cultivo y mantenimiento para su posterior incorporación en los sistemas de lixiviación, a través de su inyección en los PLS que contienen las soluciones que terminarán alimentando a los botaderos o pilas. Las bacterias que generalmente intervienen en la biolixiviación son las autotróficas, que requieren de dióxido de carbono para sintetizar sus nutrientes, y las aeróbicas, que necesitan de oxígeno para su respiración. Como el dióxido de carbono y el oxígeno son sustancias que se encuentran en el aire, resulta indispensable que, tanto los botaderos como las pilas de lixiviación cuenten con un adecuado sistema de aireación.

 

Existen dos tipos de mecanismo mediante los cuales las bacterias participan en el proceso de lixiviación. El directo, que involucra que las reacciones químicas que se producen sean  catalizadas enzimáticamente y requiere la existencia del contacto físico de los microorganismos con el mineral. Por otro lado, en cuanto al procedimiento indirecto, las reacciones químicas (sean del tipo enzimáticas o no), se producen sin existir un contacto físico entre las bacterias y el mineral.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.